Es conocido que la drogodependencia afecta a todas las esferas de la vida de la persona, con consecuencias negativas también en su entorno de trabajo. Incide determinantemente en el rendimiento, el clima laboral y la siniestralidad.

Tanto el resultado del trabajo de la persona como su desarrollo se ven gravemente comprometidos y la adicción provoca índices más elevados de accidentes, enfermedad y mortalidad. Los costes humanos y económicos crecen, la competitividad se reduce. 

Conductas que pueden indicar el consumo de drogas en el trabajo y consecuencias de la adicción

La adicción puede evidenciarse a través de determinadas conductas como un estado de conflictividad continuo, falta de puntualidad sostenida y otras.

La atención a un conjunto de hábitos de este tipo podría hacer suponer que el problema base es de adicción.

El deterioro causado por la adicción lleva de forma paulatina a un ritmo de trabajo menor, con resultados deficientes en cualquier ámbito en que el adicto desenvuelva sus responsabilidades laborales. Las ausencias y retrasos sin motivo justificado o justificable y cambios de actitud y carácter, con cambios de humor inexplicables y conductas conflictivas son también frecuentes.

Cuando la adicción está presente, se hace necesaria una intervención profesional y adecuada para ayudar al adicto a recuperar el control sobre su vida, en todos los ámbitos, también el laboral. Y por supuesto esa acción beneficia también a todos los que le rodean, en la esfera privada y familiar y en el lugar de trabajo, objetivo que Vipresa y CCAdicciones compartimos.