La adicción es una enfermedad grave que afecta tanto físicamente como psicológicamente. En todos los casos es siempre un padecimiento difícil de superar y que conlleva un gran número de consecuencias que afectan a la salud y a la conducta de la persona. Por ello, antes de conocer cómo ayudar a un adicto hay que prepararse adecuadamente.

Las adicciones son una afección muy severa. Y por definición, son enfermedades que crean trastornos de dependencia hacia una sustancia o actividad. Padecerlas significa sufrir sus efectos tanto en el organismo como en el cerebro. Razón por la cual los adictos se encuentran frecuentemente con una gran dificultad para rehabilitarse. En una situación como la actual en la que nos encontramos bajo confinamiento, la recuperación es aún más difícil. El aburrimiento, el exceso de tiempo, los malos hábitos o la proximidad con el componente adictivo complican la posibilidad de dejar de consumir. Por este motivo, aunque los familiares deseen aprender sobre cómo ayudar a un adicto, no basta. Siempre es más recomendable pedir ayuda profesional para desintoxicarse a un centro de tratamiento de adicciones.

Consejos sobre cómo ayudar a un adicto

Padecer una adicción conlleva un desgaste tanto físico como emocional. La persona se encuentra habitualmente sola y con una baja autoestima que le impide dejar su dependencia. Es por ello que el apoyo de los familiares y los seres queridos más cercanos es fundamental en todo momento. Para saber cómo ayudar a un adicto, deben conocer a la perfección su conducta, sus circunstancias y su capacidad de reacción ante situaciones adversas. Su objetivo es acompañarle y darle los ánimos que necesite siempre que lo requiera para poder seguir adelante. De este modo, podrán guiarle el camino hacia la rehabilitación y la iniciación de un tratamiento de desintoxicación.

  • Informarse sobre el tema: Es recomendable visitar a personal médico especializado en adicciones. Su conocimiento puede ayudar a aprender sobre la dependencia y a tomar las decisiones necesarias.
  • Poner límites al enfermo: Las normas que se establezcan tanto dentro como fuera de casa pueden ayudar a que el adicto se acostumbre a una nueva situación de abstinencia. Así pues, se estimula la posibilidad de reducir el consumo de drogas, evitar recaídas y a crear nuevos hábitos.
  • No favorecer la adicción: Permitir que se rompan los límites, abusar de la confianza o dejarle consumir sólo un poco incentiva la adicción. A largo plazo se convierte en una nueva recaída que puede dañar tanto al adicto como a las personas que le rodean.
  • Evitar los elementos desencadenantes: Para reducir la ansiedad del enfermo y su capacidad de  reacción ante la dependencia es imprescindible evitar los factores desencadenantes de la adicción. Por ejemplo, no visitar lugares donde solía beber alcohol, pasar cerca de salas de juego, etc.
  • Prestar atención: Conforme avance su recuperación, la conducta de la persona irá evolucionando. Es importante prestarle la máxima atención sin juzgarle a él o ella ni sus sentimientos. El adicto necesitará siempre a alguien que le escuche y que sepa distinguir las señales de recuperación o de regreso a la adicción.
  • Mantener siempre la calma: Prestar apoyo durante la rehabilitación siempre es difícil, frustrante y un proceso duradero. Por ello, debe tenerse en cuenta la forma de abordar cualquier situación negativa y saber cómo gestionar las propias emociones.
  • Premiar su recuperación: El adicto necesitará siempre ayuda y apoyo emocional para seguir adelante. Los familiares deben felicitarle frecuentemente por su compromiso de intentar recuperarse de la dependencia y por cualquier objetivo que cumpla por pequeño que sea.
  • Buscar actividades alternativas: Mientras la persona adicta no consume, está pensando en cuándo volver a hacerlo. Por este motivo, puede ser de gran ayuda tratar de buscarle un entretenimiento. Debe recurrirse a una actividad que fomente su salud y evite concentrar sus pensamientos sobre la adicción.

Saber cómo ayudar a un adicto es un primer paso hacia la recuperación de su vida normal. Sin embargo, pedir ayuda a un centro de tratamiento de adicciones puede ayudarle a incrementar las posibilidades de rehabilitación. Contacte con nosotros y le asistiremos.