El consumo excesivo y la adicción al alcohol es una enfermedad cada vez más común en la sociedad actual. Este produce una serie de efectos negativos para nuestra salud, causando diversas enfermedades. Y a su vez puede producir efectos irreversibles en nuestro organismo. A continuación, indicamos como puede afectar al sistema digestivo y circulatorio.

APARATO DIGESTIVO

Abusar del alcohol puede derivar en daños irreversibles en nuestro estómago, hígado y páncreas.

  • En el estómago puede provocar gastritis. Si esta es aguada deriva en un dolor intenso, sensación de pesadez, vómitos o hemorragias. Por la ingesta excesiva de bebidas alcohólicas.
  • También afecta a las paredes del estómago, es el responsable de la irritación e inflamación de estas, aumentando la producción del ácido gástrico. Y a largo plazo, podría producirse cirrosis, úlceras y perforaciones de la pared del estómago.
  • Daña el hígado, que es el órgano más frecuentemente afectado por la ingesta de alcohol, de forma grave y perjudicial para la salud.
  • Puede desencadenar diferentes cánceres como el de estómago, laringe, esófago y páncreas.
  • Provoca deshidratación afectando a la función de los riñones, reduciendo los niveles de la hormona antidiurética, encargada de que los riñones conserven el agua y favoreciendo la concentración de la orina.
  • Puede provocar hepatitis alcohólica, producida por el consumo excesivo de alcohol. Aparece ictericia, orinas oscuras, hinchazón del vientre, dolor y malestar general. Y en casos más graves con insuficiencia hepática aguda, puede provocar coma.

APARATO CIRCULATORIO

El consumo excesivo de alcohol tiene los siguientes efectos sobre el sistema circulatorio y el corazón.

  • El músculo que forma el corazón, el miocardio, se debilita por el alcohol y late con más dificultad y menos fuerza y la sangre sale con menos impulso.
  • A largo plazo la ingesta abundante de alcohol puede causar miocardiopatía congestiva alcohólica. Esta es una enfermedad grave del músculo cardíaco, que pierde la fuerza para contraerse, aumentando las cavidades del corazón y desarrollando insuficiencia cardíaca.
  • Puede causar arritmias, insuficiencias o dolores torácicos, debido a la producción de unas grasas en la sangre por el excesivo consumo de alcohol, que se van instalando en las arterias del corazón y obstruyen su actividad normal.
  • El consumo inmoderado y prolongado de alcohol, puede derivar en hipertensión arterial, provocando hemorragias cerebrales, lesiones de corazón o la pérdida de vista.

Existe salida, siempre

Aunque socialmente no percibimos su peligrosidad real, el consumo del alcohol puede provocar daños en casi todos los sistemas del cuerpo humano.

En CC Adicciones nuestro objetivo es devolver al paciente el control de su vida, proporcionando todo el apoyo necesario y la supervisión médica que permitirán al paciente dejar la bebida.