En el proceso de recuperación de un adicto contribuir a mejorar su calidad de vida es un objetivo claro. La práctica de actividades físicas está recomendada por especialistas de la medicina y por profesionales de la actividad física y el deporte, siempre y cuando sea de forma adecuada a cada caso. Las características específicas de una actividad física diseñada y puesta en práctica de forma personalizada, influyen de manera determinante en las capacidades físicas, intelectuales y de socialización.

Con las adicciones en general y aún de forma más acusada en la drogodependencia, el equilibrio normal y la salud de la persona están deteriorados. Es habitual la presencia de trastornos y disfunciones físicas y psíquicas derivadas del consumo, paralelas a la pérdida de hábitos saludables. El día a día de la persona y la persona misma están profunda y gravemente desorganizadas.

Es en el contexto de un tratamiento para abordar la desorganización, donde se planifican actuaciones que puedan asistir las secuelas físicas y psíquicas derivadas de la historia personal, recuperar intereses, habilidades y hábitos saludables. Esas condiciones hacen además que el control del consumo sea más fácil. En el siglo XXI, somos conscientes de que el ejercicio regular mantiene y mejora el bienestar y la aportación cobra aún más valor en el proceso de rehabilitación de adicciones.

La práctica regular del deporte contribuye al abandono de lo que son malos hábitos para la salud y promueve cambios en el estilo de vida de las personas que suponen beneficios físicos y fisiológicos y también psíquicos y sociales. Gradualmente, los efectos en la mejora de la persona, se hacen evidentes.

La actividad física actúa directamente sobre el cuerpo y el resultado afecta a la persona en su totalidad. Sus beneficios están actualmente reconocidos y avalados por expertos en medicina, sociología, psicología y deporte. Y, en realidad, no es nada nuevo: Mens sana in corpore sano, una mente sana en un cuerpo sano.

Cómo dejar las drogas

El modelo CCAdicciones mantiene una elevada tasa de recuperación muy superior a la media de otros tratamientos, con un 86% de pacientes recuperados. Puedes pedir información sin compromiso al 902 400 426.