La ludopatía puede relacionarse con otros trastornos de personalidad, pero la impulsividad es su principal característica. Los juegos que conllevan estímulos visuales y fomentan la inmediatez atraen más a este perfil de jugador

El juego patológico se trata de un trastorno con una serie de fases claramente definidas y, por lo tanto, predecibles:

  1. Fase de Ganancia: El jugador atraviesa un período de suerte donde frecuentemente gana. Se genera excitación y conducen a apostar con mayor frecuencia, creyéndose un jugador excepcional.
  2. Fase de Pérdida: La actitud excesivamente optimista (característica del jugador patológico) conduce a aumentar significativamente la cantidad de dinero apostada en el juego. Debido al aumento, se producen fuertes pérdidas difíciles de tolerar. Es entonces cuando se empieza a jugar con el propósito de recuperar lo perdido, no de ganar.
  3. Fase de Desesperación: La persona ya ha generado una gran deuda y se produce el ansia por devolver el dinero rápidamente. Se genera una reputación negativa en la comunidad y el rechazo social, aparece el sufrimiento que produce la alineación de la familia y amigos y aparece un deseo de recuperar las sensaciones positivas de los momentos de ganancias.

El tratamiento de la ludopatía y de las nuevas tecnologías debe realizarse acudiendo a profesionales para recibir el diagnóstico adecuado, y en ningún caso debe dejarse pasar. El modelo CCAdicciones mantiene una elevada tasa de recuperación muy superior a la media de otros tratamientos, con un 86% de pacientes recuperados. Puedes pedir información sin compromiso al 902 400 426.