¿Qué es la naltrexona?

La naltrexona es un medicamento que pertenece a la clase llamada “antagonistas de opiáceos”. Se toma habitualmente para bloquear los efectos producidos por un narcótico, como, por ejemplo, los opioides, el alcohol, o las drogas en general. Se trata de un remedio provisional que puede ayudar a aliviar el dolor que se siente al ingerir una sustancia, o sus reacciones químicas que actúan sobre el organismo.

¿Cuándo se toma la naltrexona?

Este narcótico es suministrado normalmente a pacientes adictos al alcohol o a drogas ilegales que se encuentran en la fase de abstinencia. Su consumo es siempre recomendado junto con consejo y supervisión médica para evitar un uso incorrecto. En ningún caso debe tomarse durante el tiempo en que dura la adicción, ya que sus efectos pueden interferir con la sustancia consumida y provocar daños graves.

Debe recurrirse a la naltrexona únicamente cuando aún existe dependencia, pero se ha abandonado su consumo. Su toma ayuda a paliar la ansiedad y evitar una recaída en la adicción. Aunque se padezca un síndrome de abstinencia, tomar el medicamento no anulará sus efectos, pero reducirá el dolor que se siente y la necesidad de consumir.

Consecuencias de la naltrexona

Tomar en exceso este medicamento puede producir serios daños en el organismo. Por ello, debe administrarse siempre bajo las condiciones adecuadas y con responsabilidad. Los principales efectos que se pueden derivar de su consumo por un uso incorrecto son:

  • Daños hepáticos
  • Náuseas y vómitos
  • Exceso de cansancio
  • Cambios de humor hacia la irritabilidad
  • Disminución del sueño
  • Dolor muscular
  • Sangrado y moratones en la piel
  • Disminución del apetito
  • Dolor de estómago
  • Mala digestión
  • Pigmentación de la piel y los ojos

¿Cuándo no debe tomarse la naltrexona?

Su consumo está contraindicado para personas con las siguientes condiciones. En ningún caso, debe tomarse en grandes dosis, ya que podría generar adicción y graves daños en el hígado.

  • Pacientes con insuficiencia hepática
  • Pacientes con hepatitis aguda
  • Pacientes adictas a una droga que actualmente sigan consumiendo
  • Pacientes que tomen remedios farmacológicos basados en opiáceos
  • Pacientes con hipersensibilidad a la naltrexona

Podemos ayudarte. Déjate aconsejar por expertos en adicciones y te informaremos sobre todas las soluciones posibles a tu alcance. ¡Contacta con nosotros!