Una droga conocida como Shabú se está extendiendo de forma alarmante por algunas zonas de ciudades como Barcelona o Madrid. Hasta hace bien poco, su presencia era escasa o indetectable, pero una investigación llevada a cabo por los cuerpos de seguridad indica que su consumo es mayor de lo que se preveía.

Se trata de un tipo de metanfetamina cristalina que consumen casi mayoritariamente los ciudadanos de origen filipino. Esta sustancia funciona como un estimulante muy potente que permite al que lo consume estar despierto durante varios días. Tiene un alto grado de adicción y, conocida como “la droga de los pobres”, el Shabú es utilizada con el fin de afrontar las largas jornadas de trabajo de este colectivo social.

Tras el análisis de esta droga, las autoridades sanitarias han determinado algunos de sus efectos secundarios más comunes. Estos son unas alucinaciones y una psicosis que pueden llegar a ser más fuertes que las provocadas por el LSD o la Heroína. Entre otros, se encuentran el insomnio, la irritabilidad, agresividad y la paranoia.

El consumo creciente del Shabú es uno de los problemas que más preocupan a las autoridades pertinentes. Debido a su elevada probabilidad de adicción, en algunos núcleos urbanos de las ciudades están apareciendo redes de distribución de esta droga.

Existe salida, siempre

Para superar la adicción, es fundamental contar con un seguimiento médico personalizado. En CC Adicciones ofrecemos una primera visita gratuita para valorar el estado de la persona y asesorarla sobre el tratamiento a seguir. Un tratamiento libre de tóxicos y destinado a individuos que necesitan desintoxicarse o deshabituarse de sustancias nocivas a corto o medio plazo, ya se encuentren en fase de abuso o dependencia.