La heroína es un opioide de carácter recreativo derivada de la morfina. Su uso está asociado a la tolerancia y una fuerte dependencia física, lo que la convierte en una de las drogas más dañinas para el cuerpo.

El consumo de esta sustancia crea una sensación de euforia y bienestar que se produce instantáneamente. A partir de 3 o 4 horas, a medida que disminuye la concentración de heroína en sangre empiezan los efectos adversos de la droga, como

  • Náuseas y vómitos
  • Sudoración y fiebre
  • Dolor en las articulaciones
  • Problemas pulmonares
  • Arritmias cardíacas
  • Depresión

La heroína es una sustancia estrechamente conectada a los centros placer. La sensación de euforia aumenta la dependencia de la persona que la consume y, con el tiempo, el cerebro empieza a demandar la droga por encima de cualquier otra actividad que produjera placer. Es en este estado en el que el consumidor acaba poniendo el consumo de la sustancia por delante de familiares, trabajo e incluso bienestar físico y emocional.

El proceso para dejar de consumir esta sustancia es muy complicado, es imprescindible recurrir a la ayuda de profesionales que ayuden al paciente a superar su patología en fases de desintoxicación y deshabituación para reencontrase con su vida y su entorno.

Puede solicitar información sobre nuestros servicios, sin compromiso, llamando al 977809523.  En CC Adicciones entendemos que una recuperación integral parte de un buen diagnóstico y una correcta orientación terapéutica.