Según pudimos leer la pasada semana en Infosalus, un estudio publicado en la revista «BMC Public Health» revela que las personas que han comenzado recientemente a intentar dejar de fumar tabaco son más propensas a tratar de beber menos alcohol que otros fumadores.

Beber y fumar son vasos comunicantes, asegura el estudio realizado en Inglaterra, que señala que las personas que intentaron dejar de fumar eran menos propensos a beber en exceso y tenían más probabilidades de ser clasificados como bebedores moderados, es decir, que tienen un riesgo bajo de alcoholismo en comparación con aquellos que no se pusieron dicha meta.

Estas conclusiones nos llevan a hacer algunas reflexiones:

  • Estos resultados van en contra de la opinión generalizada de que las personas que dejan de fumar tienden a beber más para compensarlo.
  • A pesar de ello, tampoco se puede perder de vista la posibilidad que los fumadores elijan restringir su consumo de alcohol cuando se trata de dejar de fumar para reducir la probabilidad de recaída.
  • Sin duda alguna, la dependencia del tabaco y el consumo de alcohol están estrechamente relacionados.

Primera visita gratuita en CCAdicciones

A lo largo de nuestros años de experiencia recuperando a personas y a familias, en CCAdicciones hemos conseguido fusionar varios tipos de tratamiento creando un modelo específico. Nuestro modelo mantiene una elevada tasa de recuperación muy superior a la media de otros tratamientos, con un 86% de pacientes recuperados. Solicita la primera cita sin compromiso al 902 400 426.